Ir al contenido principal

Ejercicio para el hemisferio derecho del cerebro

  Desarrollando el hemisferio derecho, trabajando la creatividad, tendremos otra visión de la vida y sus situaciones. Otra visión o una visión más añadida a la que nos ofrece nuestro dominante hemisferio izquierdo. Para poder ver el lado bueno de las cosas ambos hemisferios han de trabajar al mismo nivel. Pongamos como ejemplo el color blanco: usando un solo hemisferio diremos que algo es blanco y ya está. El otro hemisferio será el que vea (y de nombre subjetivo) el blanco roto, blanco crudo, blanco cáscara de huevo.... Da igual la edad que tengamos, podemos APRENDER A VER, APRENDER A PENSAR, APRENDER 
 A SENTIR, APRENDER A OÍR.

Los actores hacemos toda nuestra vida ejercicios al respecto para que encima del escenario no se nos escape ni un sólo detalle de ese momento de "vida" que estamos interpretando. Esos ejercicios se centran en eliminar todo lo superfluo, los árboles que no dejan ver el bosque, y quedarse con LO CONCRETO, llegar a el primer POR QUÉ, LA ESENCIA de cada situación. Es sorprendente lo difícil que nos resulta a todos al principio llegar a ese CONCRETO y lo tranquilizador y simple que es cuando ya dominamos la técnica. Descubrimos, al practicar, que nos agobiamos por un sin fin de cuestiones que en realidad no tienen nada que ver con el problema en cuestión, o que no queremos encontrar la solución porque supondría mucha responsabilidad, o que lo peor que puede pasar no tiene importancia y puedes seguir tu camino. Hoy propongo un ejercicio que nos ayudará a entender de lo que estoy hablando y que es fantástico como inicio:

 EJERCICIO 1: Buscando la esencia

-Vamos a responder a una serie de preguntas bastante cotidianas. Lo que pasa es que NO RESPONDEREMOS DE FORMA COTIDIANA. Se trata de responder con SOLO UNA PALABRA que describa lo más fielmente que podamos EL QUÉ PROVOCA EN TI la respuesta en cuestión.

Ejemplo:
Pregunta:
¿Cómo te llamas?     La respuesta social/habitual sería Sofía _____________________  No
                                La respuesta que buscamos (la ESENCIA) es Claridad _______  

Explicación: Mi nombre, Sofía, en este momento concreto me evoca claridad, limpieza, sencillez. Cualquiera de las tres respuestas hubiese servido, pero fui más allá y de las tres escogí la que más se aproximaba a mi SENSACIÓN. Cuando hacemos este tipo de ejercicios debemos ser MUY GENEROSOS con nosotros mismos, no permitir que el "qué dirán", lo "correcto", la "humildad" se entrometan. Debemos dejar que todo fluya SIN MÁS, sin darle importancia. De este modo veremos como las palabras se unen a sentimientos, y viceversa.

Resultado: Lo mejor de todo, que no debemos olvidar es que en este tipo de ejercicios NO EXISTE FORMA ALGUNA DE EQUIVOCARSE. No hay una sola respuesta correcta a la que tengas que llegar. Aunque no te sientas a gusto con la respuesta que encuentres, este mero hecho de incomodidad significa que estás trabajando con tus sentimientos, que estás en plena búsqueda y que, por lo tanto, vas por el buen camino, ¡sólo tienes que seguir practicando!

Os dejo una serie de preguntas para que podáis trabajar, aunque podéis practicar con cualquier pregunta, en cualquier momento. Tratad de responder a cualquier pregunta que os hagan de esta manera, aunque sea sólo de pensamiento. Es un ejercicio maravilloso para poner nuestro cuerpo y nuestro  cerebro en marcha.

Preguntas para ejercitarse:

-¿Cómo te llamas?
-¿Cómo estás?
-¿Cuántos años tienes?
-¿Dónde vives?
-¿Quién es tu padre?
-¿Quién es tu mejor amigo?
-¿En qué trabajas?
...

                    Este es un video realizado con las respuestas obtenidas con el ejercicio Buscando la Esencia



Ejercicio Buscando la esencia de Sofía Herrera de Alvaro
Fotografía: Sofía Herrera de Alvaro (Flirck)
Modelos: Mario Alberto Alvarez, Jorge Moré 




Más sobre ejercicios de expresión corporal y trabajar con el hemisferio derecho libro de Betty Edwards:
  http://www.amazon.es/

Comentarios

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí. Todos los comentarios son revisados.

Entradas populares de este blog

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Diferencias entre niños de alta demanda, niños hiperactivos y niños nerviosos

Todos los niños son demandantes, porque todos nos necesitan total y

exclusivamente para su desarrollo. Hay que hacerse a la idea de que tener un hijo supone, entre otras muchas cosas, que se genera un vínculo de por vida. Ese vínculo conlleva que siempre estaremos preocupados por él, siempre haremos los posible porque sea feliz y que, al menos durante los primeros años, volcaremos toda nuestra energía, nuestro tiempo, nuestro ser, en ayudarles a que se desarrollen adecuadamente y hacia la autosuficiencia.
  Pues bien, teniendo claro que lo normal es que haya situaciones en las que nuestros hijos nos agoten y no podamos más, vamos a intentar encontrar las señales que indican que mi hijo no es sólo un niño activo y despierto sino que hay algo más.