Ir al contenido principal

CANTAR COMO TERAPIA

  Cuando estamos contentos cantamos, y ¿por qué no cantar cuando estamos tristes para animarnos? Pues sí, funciona a la inversa también. Una buena forma de levantar el ánimo cuando estamos tristes es ponernos a cantar. Al principio no tienes ninguna gana pero si le das una oportunidad y continúas cantando poco a poco te irás concentrando más en cantar y menos en tu pesar y te sentirás mejor.
  Esto se debe a diversos factores:



- Al cantar generamos endorfinas, esas moléculas de la felicidad que TODOS podemos generar fácilmente, son neurotransmisores opioides producidos en el Sistema Nervioso Central como moduladores del dolor.

- Las vibraciones del sonido tienen efecto calmante.

- Es una forma de expresar nuestras emociones sin tener que definirlas ni identificarlas, simplemente dejamos que salgan y nos liberamos.

- Entrenas la memoria y la atención

- ¡Atención! Se ha demostrado científicamente que cantar FORTALECE EL SISTEMA INMUNOLÓGICO (En la University of Frankfurt hicieron un estudio de la sangre antes y después)

 - Oxigenas tu cuerpo haciendo trabajar los pulmones a mayor capacidad y la respiración diafragmática


¡Genial! ¿Verdad? No importa si cantas bien o mal, el caso es ¡CANTAR! Cantar libremente, olvidando vergüenzas, sin CRITICARTE.

Como ejemplo te dejo un vídeo que realicé con alumnos. El objetivo no era cantar bien si no cantar en grupo, sin criticarse, y con unos parámetros de organización, consiguiendo sacar adelante una escena controlando a la vez la interpretación, la canción y la coreografía, además de cantar a varias voces para entrenar el oído. Aunque el resultado no es un disfrute para quien escucha liberó mucho a los alumnos y los ayudó a verse capaces de participar en  proyectos distintos a los que siempre realizaban.




  Ya sabes: canta a diario y siéntete mejor! Es gratis!







Libros sobre canto:
http://www.amazon.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Ejercicio para el hemisferio derecho del cerebro

Desarrollando el hemisferio derecho, trabajando la creatividad, tendremos otra visión de la vida y sus situaciones. Otra visión o una visión más añadida a la que nos ofrece nuestro dominante hemisferio izquierdo. Para poder ver el lado bueno de las cosas ambos hemisferios han de trabajar al mismo nivel. Pongamos como ejemplo el color blanco: usando un solo hemisferio diremos que algo es blanco y ya está. El otro hemisferio será el que vea (y de nombre subjetivo) el blanco roto, blanco crudo, blanco cáscara de huevo.... Da igual la edad que tengamos, podemos APRENDER A VER, APRENDER A PENSAR, APRENDER 
 A SENTIR, APRENDER A OÍR.

Diferencias entre niños de alta demanda, niños hiperactivos y niños nerviosos

Todos los niños son demandantes, porque todos nos necesitan total y

exclusivamente para su desarrollo. Hay que hacerse a la idea de que tener un hijo supone, entre otras muchas cosas, que se genera un vínculo de por vida. Ese vínculo conlleva que siempre estaremos preocupados por él, siempre haremos los posible porque sea feliz y que, al menos durante los primeros años, volcaremos toda nuestra energía, nuestro tiempo, nuestro ser, en ayudarles a que se desarrollen adecuadamente y hacia la autosuficiencia.
  Pues bien, teniendo claro que lo normal es que haya situaciones en las que nuestros hijos nos agoten y no podamos más, vamos a intentar encontrar las señales que indican que mi hijo no es sólo un niño activo y despierto sino que hay algo más.