Ir al contenido principal

La mejor medicina: la risa

  De saber cuantos beneficios tanto físicos como sociales nos genera la risa seguro que ninguno

de nosotros recelaríamos tanto de regalarla a diestro y siniestro. Y es que la risa es una de las mejores medicinas que tenemos a nuestro alcance. ¡Y gratis!

Físicamente

  Cuando reímos todos, repito, todos los órganos de nuestro cuerpo se ven afectados positivamente:
  • Principalmente porque generamos endorfinas y eso relaja nuestro cuerpo y disminuye el dolor existente ya que son analgésicas. Tienen una composición similar a la endorfina y la heroína y ayudan al sistema inmunitario. Las personas con dificultades para reír libremente y ver la vida con sentido del humor pueden llegar a valerse de las drogas para conseguir ese efecto de felicidad que generan las endorfinas. Henri Rubenstein descubrió que un minuto de risa genera hasta cuarenta y cinco minutos posteriores de relajación.
  • Acelera nuestra respiración, con lo que ejercitamos el diafragma, con todo lo que ello conlleva (lee aquí sobre el diafragma)
  • Ejercitamos la cara, el cuello, el estómago, los hombros...
  • Disminuye el ritmo cardíaco
  • Aumenta el oxígeno en sangre, mejorando la circulación y abriendo los vasos sanguíneos (por eso nos ponemos rojos al reir)
  • ¡Quema calorías! Es un magnífico ejercicio aeróbico
  
 Todo se refleja en nuestra cara. El sufrimiento, el odio, la ira pueden convertir nuestro rostro en una amenaza para los demás, un aviso. Es lo que se conoce como la sonrisa invertida.




Se ha demostrado que riendo, aunque sin motivo, el hemisferio izquierdo desborda de actividad eléctrica en la zona de la felicidad (el núcleo caudado). Richard Davidson demostró con sus investigaciones que reir y sonreir de forma intencionada activa la actividad cerebral hacia la felicidad espontánea. Así que cuando estamos tristes o desanimados, obligarnos a nosotros mismos a reir (sin más o viendo una película cómica o pedir a alguien que nos haga cosquillas) nos hará sentir mejor inmediatamente porque se generará en nuestro cerebro toda esa actividad, además de los cambios físicos antes comentados. Se han hecho estudios con gente deprimida a los que ponían videos cómicos durante tres semanas. Las mejoras en sus síntomas fueron notorias frente al grupo al que le pusieron videos que no les hicieron reir.

Historia curiosa: Allan Pease en su libro el lenguaje del cuerpo cuenta la historia verídica de Norman Cousins, al que los médicos diagnosticaron angiolospondilitis, una enfermedad que le causaría un dolor insoportable y sin remedio hasta el día de su muerte. Ya que no le dieron esperanza ni tratamiento posible Norman hizo lo siguiente: alquiló todas las películas cómicas que encontró y una habitación de hotel. Estuvo viendo todas esas películas y riendo sin parar durante seis meses. Cuando al cabo de ese tiempo volvió a visitar a los médicos éstos quedaron asombrados pues su enfermedad ¡se había curado por completo!. Norman Cousins escribió entonces el libro Anatomía de la enfermedad  y generó un estudio masivo de los efectos de las endorfinas en el organismo.


Socialmente


  Como comentamos en el artículo sobre la sonrisa nos sentimos atraídos hacia la gente sonriente y que ríe porque, por efecto espejo, hacemos lo mismo sin querer y nos sentimos mejor. Igualmente estar rodeado de gente infeliz no nos hará sentir muy distinto a ellos.
  Reímos más si estamos acompañados que si estamos solos porque la risa tiene más que ver con socializar que con la gracia que pueda hacernos un chiste o una situación graciosa. Una muestra de ello es la publicidad: nos "caen mejor" los productos vendidos a través de un anuncio gracioso que de uno serio, incluso confiamos más en ese producto y recordamos con los amigos el spot en cuestión.
  Las personas subordinadas sonríen más en presencia de personas dominantes o de mayor rango (por aquello de resultar inofenivos y dispuestos), pero la gente que se siente superior sólo sonreirá ante personas a las que ve inferiores estando en un entorno amistoso (en plan perdonavidas, vamos...)
  Las mujeres sonríen más que los hombres y, aunque en un principio se creyó que era por una cuestión de subordinación histórica, resulta que ya de niñas lo hacen, con lo cual es una cuestión congénita, además de que el papel evolutivo de la mujer como cuidadora y apaciguadora encaja a la perfección con el papel y la imagen de la sonrisa. Pero los hombres saben instintivamente que si hacen reir a una mujer estarán más cerca de conquistarla. Así que las mujeres usan la sonrisa y los hombres la risa.


  Como se ve la risa es de las mejores cosas que podemos hacer por nosotros y mismos y, en extensión, por los demás. Puedes buscar la forma de obligarte a reír y alejar así la tristeza de tu vida y calmar el dolor físico si existiese. Tú puedes tomar la decisión de empezar a reir ahora mismo y empezar a cambiar tu vida. Si decides no hacerlo y seguir sufriendo por lo menos sabrás que eres tú quien ha escogido seguir por ese camino y habrás de asumir toda responsabilidad. Sea como sea, lo que es seguro es que después de leer este artículo habrás sacado algo en limpio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Resonadores faciales: qué son, cómo se usan para el canto

Según la definiciónpodríamos llamarlas mejor "cavidades resonantes", y es que una Cuanta más energía en forma de ondas entra a la cavidad, más se recombina y refuerza con las ondas que ya están dentro, incrementando su intensidad.En definitiva lo que nos interesa como cantantes y actores es su uso para amplificar el sonido emitido. Esa es su función. Como actores habréis oído hablar de Grotowsky y sus resonadores (frontal de cabeza, pectoral, nasal, laríngeo, occipital y maxilar), de que todo el cuerpo puede ser un resonador si el actor llega a conocer muy bien su cuerpo y cómo usarlo, pero en este artículo sólo voy a tratar acerca de las cavidades resonantes del cuerpo humano que tienen esa finalidad por sí mismas: las faciales.

cavidad resonante refleja en su interior (rebotan) las ondas del sonido emitido,

Estos son los Resonadores que nos interesan: 


Voz nasal: Cómo corregirla

La voz nasal en ocasiones puede resultar molesta para el que escucha y también causar complejo a
quien la tiene. Además una voz nasal impide que el emisor pueda comunicarse de forma óptima ya que no resulta agradable escucharle, llevándose éste problema toda la atención de los demás. Éste tipo de voz suele ir acompañado de un tono de voz bastante agudo, ya que al emitir la mayoría de los sonidos por la nariz llevamos los sonidos demasiado arriba en nuestro aparato fonador. Los tonos de voz muy agudos dan el mensaje psicológico a quien nos escucha de que somos personas débiles y dependientes, aunque ello no tenga porqué ser cierto, pero nos tratarán como sí así fuera. Quizá forme ya parte de su personalidad y se sienta muy a gusto con su voz, de ser así no cambie nada y ¡reciba mi enhorabuena! Pero si desea corregirla y tener una voz más melodiosa se puede hacer con una reeducación de la colocación de la garganta y la boca al emitir sonido, si no hay un problema físico.