Ir al contenido principal

Alfreda Isconopoulos, montaje en una maleta

  Alfreda Isconopoulos no significa nada, no es nadie. Parece
portada libro alfreda isconopoulos
una incongruencia que entonces se titule así esta obra de teatro pero tiene un porqué, igual que todo en ella. Los nombres de miles de actores quedan en la nada, como mucho conseguirán que se les nombre una vez en alguna parte, lo que no significa que lleguen a nada dentro de este mundo. Pueden ser nombres difíciles de recordar o tremendamente vulgares, eso no importa. Lo más probable es que nadie los recuerde. Cuando un actor entra a hacer un casting le mandan ponerse sobre una X de celofán pegada en el suelo, y en ese momento siente que no es más que esa marca pisoteada, de todas formas, a ojos de quienes le miran en esa sala es todo lo que es. Esa  X es la limitación creativa que sufre el actor una vez se adentra en el negocio de la interpretación.
 Tres actores muy diferentes van contando y viviendo los problemas  y absurdos que se presentan a partir del momento en el que uno decide que quiere vivir de este arte.  Es una obra de texto, de datos. Se cuentan momentos reales vividos tanto por los actores que la representan como por su autora. Momentos que nada tienen que ver con el arte pero que tristemente mueven todo “el negocio” y que explican porqué unos están arriba y otros tan abajo. No es que los tres personajes sean los mejores actores del mundo, al contrario son tremendamente imperfectos pero eso no justifica que no tengan trabajo. A partir de la desesperación tomarán una decisión que cambiará sus vidas para siempre.  En esta obra se critica todo, incluso a los propios actores. ¿Qué hace que actores que ni siquiera vocalizan tengan tanto trabajo? ¿por qué el talento tiene que pagar por trabajar? ¿para qué sirve una licenciatura en arte dramático si nadie te la exige para conseguir un papel? ¿de verdad las escuelas de formación actoral forman? Una crítica ácida y humorística que no deja títere con cabeza. Una obra en la que todo tiene un porqué y que incluso podría verse varias veces y siempre se descubrirá algo nuevo, bien en su texto, bien en cada gesto, en cada pequeño detalle: por ejemplo la escenografía es tan sencilla porque el actor no cuenta más que con su cuerpo y su ilusión por comunicar, para poder trabajar, por el mismo motivo cada personaje tiene sólo un vestuario, porque eso no es lo importante.  El espectador que no esté relacionado con el mundo del actor podrá aprender mucho sobre ellos y reírse a carcajadas. El que sí esté relacionado se verá reflejado y podrá reírse de sí mismo.


Esta obra se pensó tal y como es para poder seguir haciendo teatro en los tiempos que vivimos.
Es un montaje teatral que cabe en una maleta y no cuesta nada. Todo el trabajo es actoral y puede ser representada tanto en salas pequeñas como en teatros.


Y este el el trailer del montaje de Alfreda Isconopoulos realizado por la compañía Más tarde el mismo día

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Resonadores faciales: qué son, cómo se usan para el canto

Según la definiciónpodríamos llamarlas mejor "cavidades resonantes", y es que una Cuanta más energía en forma de ondas entra a la cavidad, más se recombina y refuerza con las ondas que ya están dentro, incrementando su intensidad.En definitiva lo que nos interesa como cantantes y actores es su uso para amplificar el sonido emitido. Esa es su función. Como actores habréis oído hablar de Grotowsky y sus resonadores (frontal de cabeza, pectoral, nasal, laríngeo, occipital y maxilar), de que todo el cuerpo puede ser un resonador si el actor llega a conocer muy bien su cuerpo y cómo usarlo, pero en este artículo sólo voy a tratar acerca de las cavidades resonantes del cuerpo humano que tienen esa finalidad por sí mismas: las faciales.

cavidad resonante refleja en su interior (rebotan) las ondas del sonido emitido,

Estos son los Resonadores que nos interesan: 


Voz nasal: Cómo corregirla

La voz nasal en ocasiones puede resultar molesta para el que escucha y también causar complejo a
quien la tiene. Además una voz nasal impide que el emisor pueda comunicarse de forma óptima ya que no resulta agradable escucharle, llevándose éste problema toda la atención de los demás. Éste tipo de voz suele ir acompañado de un tono de voz bastante agudo, ya que al emitir la mayoría de los sonidos por la nariz llevamos los sonidos demasiado arriba en nuestro aparato fonador. Los tonos de voz muy agudos dan el mensaje psicológico a quien nos escucha de que somos personas débiles y dependientes, aunque ello no tenga porqué ser cierto, pero nos tratarán como sí así fuera. Quizá forme ya parte de su personalidad y se sienta muy a gusto con su voz, de ser así no cambie nada y ¡reciba mi enhorabuena! Pero si desea corregirla y tener una voz más melodiosa se puede hacer con una reeducación de la colocación de la garganta y la boca al emitir sonido, si no hay un problema físico.