Voz nasal: Cómo corregirla

  La voz nasal en ocasiones puede resultar molesta para el que escucha y también causar complejo a
voz nasal
quien la tiene. Además una voz nasal impide que el emisor pueda comunicarse de forma óptima ya que no resulta agradable escucharle, llevándose éste problema toda la atención de los demás. Éste tipo de voz suele ir acompañado de un tono de voz bastante agudo, ya que al emitir la mayoría de los sonidos por la nariz llevamos los sonidos demasiado arriba en nuestro aparato fonador. Los tonos de voz muy agudos dan el mensaje psicológico a quien nos escucha de que somos personas débiles y dependientes, aunque ello no tenga porqué ser cierto, pero nos tratarán como sí así fuera. Quizá forme ya parte de su personalidad y se sienta muy a gusto con su voz, de ser así no cambie nada y ¡reciba mi enhorabuena! Pero si desea corregirla y tener una voz más melodiosa se puede hacer con una reeducación de la colocación de la garganta y la boca al emitir sonido, si no hay un problema físico.



Colocación de la voz nasal:

  La voz nasal se produce, como ya dijimos, al emitir demasiados sonidos a través de la nariz. Esto es que vocalizamos con la boca pero llevamos el sonido a la nariz. Para conseguirlo cerramos la garganta bastante (lo mismo que hacemos para intentar cantar tonos agudos cuando no tenemos experiencia) tratando de evitar (sin darnos cuenta, claro) que el sonido salga por la boca. Os dejo aqui el enlace a un blog de logopedia donde lo explica más detalladamente.

Para saber hasta qué punto es nasal nuestra voz haremos lo siguiente:


  • Nos taparemos la nariz y hablaremos un rato. Cuanto más nos vibre la nariz y más nos cueste hablar teniéndola tapada más nasal será nuestra voz. 
Las únicas letras que deberán hacer vibrar nuestra nariz son la M y la N.

Ejercicio de corrección:


  •   Nos taparemos la nariz como hicimos antes
  • Bostezaremos y mantendremos la postura de la garganta que se pone en el bostezo (al bostezar abrimos la garganta, que es lo contrario a lo que le hacemos cuando hablamos con voz nasal)
  • Hablaremos con la nariz tapada intentando que no vibre y con la garganta abierta como en el bostezo. De esta forma reeducamos la colocación. Notaremos que nuestro tono de voz baja notablemente y al principio nos sentiremos como un ogro hablando pero ¡tranquilos! es sólo mientras que aprendemos a colocar nuestra voz, después se normalizará. 

¡Listo! ¡Por aquí empieza el cambio! Recordad grabaros desde el principio para ir viendo la evolución. Os dejo un vídeo con todo explicado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí. Todos los comentarios son revisados.