Ir al contenido principal

Problemas de la voz: Disfonías

problemas cuerdas vocales  Cuando te pones a buscar o investigar acerca de problemas de la voz siendo un profano en el tema descubres que no tienes ni por dónde empezar.
En internet se abre una amalgama de información muy diversa y en la mayoría de los casos muy confusa si no eres médico. Siendo cantante o actor o persona que trabaje con su voz, llega un momento en que sientes curiosidad por clasificar, por así decirlo, tu propia voz. Saber porqué siempre ha sonado ronca, o porqué no llegas a notas altas, porqué por las mañanas tu voz es desastrosa y luego mejora a lo largo del día, o tienes pequeñas molestias que aparecieron cuando empezaste a
usar tu voz de forma profesional y quieres tantear el terreno antes de ir al especialista.
  Con objeto de ayudar y facilitar la búsqueda y la comprensión de este tema he elaborado una tabla que seguro os aclarará ciertas dudas. En ella podrás ver los distintos tipos de problemas de la voz, con su clasificación, sus síntomas, sus causas y su solución, explicado de forma sencilla y claraÉsta te servirá a modo de guía inicial, pero, como verás, la mayoría de los problemas clasificados terminan por llevarte a visitar a tu médico especialista. Como siempre digo: en cuestión de ejercitar la voz ningún dolor es positivo, no hay "agujetas" de la voz. Así que la mínima molestia es un aviso de que algo se está haciendo mal.

Tabla de Disfonías (pincha aquí para verla)

Datos curiosos:

  •  Pueden presentarse disfonías en la voz cantada pero no en la hablada  y viceversa dado que los mecanismos usados para emitir voz de una u otra forma son distintos.
  • La postura corporal y las emociones afectan de tal forma en la voz que pueden llegar a generar lesiones fisicas
  • La mayoría de los problemas de la voz son causados por un mal hábito o mal uso de la misma, sólo una mínima parte de las enfermedades de la voz es causada por infecciones u otras enfermedades.




Entradas populares de este blog

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Ejercicio para el hemisferio derecho del cerebro

Desarrollando el hemisferio derecho, trabajando la creatividad, tendremos otra visión de la vida y sus situaciones. Otra visión o una visión más añadida a la que nos ofrece nuestro dominante hemisferio izquierdo. Para poder ver el lado bueno de las cosas ambos hemisferios han de trabajar al mismo nivel. Pongamos como ejemplo el color blanco: usando un solo hemisferio diremos que algo es blanco y ya está. El otro hemisferio será el que vea (y de nombre subjetivo) el blanco roto, blanco crudo, blanco cáscara de huevo.... Da igual la edad que tengamos, podemos APRENDER A VER, APRENDER A PENSAR, APRENDER 
 A SENTIR, APRENDER A OÍR.

Diferencias entre niños de alta demanda, niños hiperactivos y niños nerviosos

Todos los niños son demandantes, porque todos nos necesitan total y

exclusivamente para su desarrollo. Hay que hacerse a la idea de que tener un hijo supone, entre otras muchas cosas, que se genera un vínculo de por vida. Ese vínculo conlleva que siempre estaremos preocupados por él, siempre haremos los posible porque sea feliz y que, al menos durante los primeros años, volcaremos toda nuestra energía, nuestro tiempo, nuestro ser, en ayudarles a que se desarrollen adecuadamente y hacia la autosuficiencia.
  Pues bien, teniendo claro que lo normal es que haya situaciones en las que nuestros hijos nos agoten y no podamos más, vamos a intentar encontrar las señales que indican que mi hijo no es sólo un niño activo y despierto sino que hay algo más.