Ir al contenido principal

Cómo ser un buen DIRECTOR DE ACTORES

director de actores  ¿Por qué un proyecto el el que confluyeron director y actores con un nivel muy alto de ilusión y de
entrega obtiene un resultado mediocre a nivel interpretativo? ¿Es culpa del director o de los actores?
¿Hasta dónde llega la responsabilidad de cada parte? Un mal director asegurará que si el resultado interpretativo es malo son los actores los que no han realizado un buen trabajo, sin pararse a pensar qué ha aportado él y de qué maneras ha intentado que el nivel fuese otro. Este no es un artículo en contra de los directores y a favor de los actores, yo soy ambas cosas así que intentaré responsabilizar a cada cual con su parte. Por poner algún ejemplo de cada:


  •  Recuerdo un director que durante un rodaje, sin haber hecho un trabajo de mesa ni nada, como actriz me decía "tú, ríete" y yo preguntaba "por qué me río?" y me respondía "eso no importa, tú ríete" Y yo me reía. "Corten! No es así"  espetaba el director "ríete más, y con la mirada ida, como si no oyeses nada de lo que pasa a tu alrededor" y yo lo hacía una y otra vez sin llegar nunca a satisfacer al director, que lo dejó por imposible. Yo frustrada, él también. Cuando vi el resultado en pantalla y entendí porqué quería que mi personaje riese me enfadé muchísimo porque el resultado fue nefasto y al entenderlo se me ocurrían cien formas infinitamente mejores de hacerlo, más creativas que simplemente "ríete con la mirada ida". Hubiese sido mejor que el director se parase un momento a comentarme porqué mi personaje hacía lo que hacía. Habríamos perdido menos tiempo y conseguido un mejor resultado.
  • Como directora me encontrado con actores que se empeñan en anular mi trabajo y mi idea y convertirse en un neón resplandeciente y llamativo en medio del escenario, es decir, actores a los que ni la historia, ni el nivel interpretativo ni la calidad del trabajo les importan nada, excepto ellos mismos y ser el foco de atención.
  Qué duda cabe en que en ambos casos estamos ante malos profesionales. Pero empecemos por los directores, ¿qué es lo que falla? Pues para empezar que no son actores; no se ponen en la piel del actor, y muchas veces tampoco en la de los personajes. Van en busca del resultado final  no se dan un tiempo para asegurarse de haber transmitido bien lo que desean conseguir. Creen en ocasiones, que con describir el resultado que pretenden, sin ahondar en los porqués, en los motivos y los causantes, conseguirán antes y mejor lo que ansían, sin arriesgar su preciosa idea creativa. El problema es que no dan pilares a los actores para desarrollar y conseguir tal resultado. Así lo que obtienen es una interpretación falsa, perdida y sin fondo. Entiendo que los actores podemos tener un gran ego, un fuerte afán de protagonismo y una enorme necesidad de crear y dejar muestra huella en la historia, en todas las historias. Podemos llegar a ser exasperantes y si no te andas con ojo y eres firme transformaremos tanto tu idea que no quedará nada de ella cuando terminemos. Entiendo que, como creador, un director (voy a ponerme en el supuesto de que también sea el guionista) tienda a proteger su amada idea y que prefiera decir sólo lo que quiere y no abrir la puerta a que nadie pueda decir ni cambiar nada. Pero me temo que o los actores y directores trabajan unidos o no se conseguirá un
trabajo de mesa actoresresultado de calidad. Es preferible dedicar una parte importante de tiempo a "trabajo de mesa", es decir: poner todo en común, que el director se exprese con entrega, pasión y generosidad, y que los actores puedan preguntar todo lo que necesiten para poder realizar su trabajo, que es crear el personaje y conseguir el resultado que se le está pidiendo. No digo que le director tenga que cambiar lo que quiere crear pero, teniendo muy claro a dónde pretende ir, el actor puede sorprenderle aportando matices en el camino hacia esa meta que él jamás hubiese imaginado. Los papeles del director y de los actores encajan (en teoría, claro) de forma perfecta para desarrollar una creación artística de la forma más completa: el director tiene una idea y después la desarrolla para llegar al final deseado, el actor se apoya en ese desarrollo y crea todo el trayecto anterior no escrito de los personajes para dar sentido, fuerza y vida a la historia. Con lo cual entre los dos tenemos el pasado, el presente y el futuro de nuestra creación, como en la vida. Pretendiendo plasmar solo la idea, sin desarrollo aceptable, solo tendremos el futuro, o sea, nada; se desmoronará por falta de pasado.
  El director ha de saber sacar lo mejor de cada actor, ha de ser un gran conocedor del ser humano. Y por supuesto, me parece más que aconsejable que "hable el mismo idioma" que el actor, es decir, que se forme como se forman los actores para saber con qué ejercicios puede ayudarlos a desbloquearse, desarrollar o dar lo máximo. En medicina todos estudian lo mismo y luego se especializan, Pues yo veo lógico que los artistas hagamos lo mismo: todos estudiamos arte dramático y luego nos especializamos, así el escritor tendrá más capacidad para definir personajes en sus obras, el director sabrá qué hilos mover para que los actores creen en vez de destruir, los cantantes sentirán las palabras y no sólo la capacidad vocal, etc.
  Hace tiempo que existe la figura del asistente de actores (o coach) dentro de los rodajes. Es una persona que ayuda a los actores a desarrollar su trabajo como punto de intermediación entre los directores y los actores. No es una mala idea ya que, todo hay que decirlo, los directores son la punta del iceberg en un proyecto y tienen que estar a tantas cosas que pararse a dialogar constantemente con los actores se hace imposible, pero ésto no justifica que antes de empezar a rodar no se haya hecho el trabajo de mesa ya mencionado. De todas formas todo funciona mucho mejor si no olvidamos dos factores fundamentales:

  1. Respeto
  2. Profesionalidad
Saber exactamente cuál es nuestro trabajo y respetar el del otro ayuda a saber qué preguntas hacer y cuando hacerlas, a saber cuándo tu trabajo está siendo ninguneado, cuando la otra persona no hace el suyo correctamente y donde están los límites entre nutrir la creación y trastocarla.

En resumen:


  • Directores mejor si se ponen en la piel de los actores y dedican tiempo a hablar sobre la historia y los personajes (cuantos más choques se solucionen en el trabajo de mesa más rápido irá el rodaje)
  • Actores mejor si nos sentimos honrados de ser un instrumento muy valioso para que alguien cree arte. Si no nos gusta un proyecto no lo hacemos. Si tenemos muchas ideas desarrollemos la nuestra propia, no cambiemos la de otro.


Os dejo el trailer de uno de mis montajes teatrales: "El cerco de Leningrado"  de S. Sinisterra, con la compñía de teatro La Galerna.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ejercicio para el hemisferio derecho del cerebro

Desarrollando el hemisferio derecho, trabajando la creatividad, tendremos otra visión de la vida y sus situaciones. Otra visión o una visión más añadida a la que nos ofrece nuestro dominante hemisferio izquierdo. Para poder ver el lado bueno de las cosas ambos hemisferios han de trabajar al mismo nivel. Pongamos como ejemplo el color blanco: usando un solo hemisferio diremos que algo es blanco y ya está. El otro hemisferio será el que vea (y de nombre subjetivo) el blanco roto, blanco crudo, blanco cáscara de huevo.... Da igual la edad que tengamos, podemos APRENDER A VER, APRENDER A PENSAR, APRENDER 
 A SENTIR, APRENDER A OÍR.

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Calentamiento físico para una clase de Expresión Corporal

Es conveniente calentar el cuerpo mínimamente antes de empezar una clase de Expresión Corporal, ya que las clases suelen ser muy movidas, con mucha actividad, así que será preciso ir de menos a más con el objetivo de tener nuestro cuerpo (una de nuestras herramientas como actores) listo para que podamos expresarnos con él de forma lo más cercana posible a nuestra imaginación. Este calentamiento de articulaciones no estaría de más antes de cualquier clase para actores, ya que el actor siempre trabajará con su cuerpo y es preferible tenerlo activo para empezar a crear. De todas formas el calentamiento de una clase de Expresión Corporal no se basará meramente en los típicos ejercicios que todos conocemos, preparatorios para un ejercicio gimnástico o deportivo. Desde el primer movimiento que se realice en una clase como ésta la imaginación y el querer expresar van a estar presentes.  Todo es una escena.