Ir al contenido principal

Psicología vocal (cómo eres según tu respiración y tu voz)

psicología de la voz  ¿Sabías que tu voz informa a los demás sobre tu edad, tu sexo, tu tipo físico (no quiere decir que aciertes pero asociamos las voces a tipos de físico), raza, procedencia, nivel socio-cultural? Pues no sólo eso, además a través de tu voz transmites parte de tu personalidad y, por supuesto, tu estado
emocional.  También la respiración nos da pistas sobre quién es y qué le sucede a nuestro
interlocutor.

Veamos una pequeña clasificación:



Respiración: Nos da información sobre el ritmo al que se vive


  • Tranquila, armónica: Es una persona equilibrada, feliz con su vida y consigo misma.
  • Profunda y a ritmo constante: Es una persona con mucha energía y muy activa 
  • Profunda, a ritmo constante y fuerte: Esa persona está controlando su ira
  • Respiración superficial: Persona con los pies en las nubes, que no tiene conciencia de la realidad ni de las responsabilidades.
  • Respiración corta , rápida y de pecho: Indica ansiedad, angustia, puede ser momentánea o permanente. De ser así estamos ante una persona en constante tensión y/o miedo, que no es feliz y a la que la vida le supera.


Tono de voz:


  • Voces graves: Persona autoritaria, que sabe llevar la voz cantante, enérgica.
  • Voces agudas: Personas dependientes, con menos energía. En ocasiones inseguras.
  • Subimos nuestro tono de voz cuando: el clima en el que hablamos es alegre, contamos chistes, y generalmente al hablar a mayor velocidad. También si estamos muy nerviosos.
  • Bajamos nuestro tono de voz cuando: hablamos más despacio, el clima es melancólico o triste.


Extensión vocal: La cantidad de notas distintas que una persona es capaz de emitir para comunicarse también nos da información. Se relaciona con el carácter y la capacidad de transmitir emociones.


  • Restringida: Falta de creatividad, rigidez de carácter, falta de sentido del humor, excesivo control de las emociones.
  • Amplia y melodiosa: Gran capacidad emocional, equilibrio y alegría, transmite sus emociones y entiende las de los demás.
  • Amplia pero descontrolada: Falta de control emocional, desequilibrio personal.
Intensidad: Da información de como la persona maneja su zona personal y la zona personal de los demás, cómo controla los límites.

  • Adecuada: Control y conocimiento de sí mismo y de la proyección vocal. Buena escucha.
  • Elevada: Debilidad de sentimientos, falta de educación y egoísmo. Falta de paciencia. Mala escucha.
  • Reducida: Timidez, falta de experiencia en las relaciones sociales, educación represora.
Resonancia: Está en relación con el objetivo, la meta emocional que se pretende con el discurso, con lo que se dice. Fijáos que relación tan interesante tiene la resonancia, entonces, con la interpretación de una canción y lo que se pretende transmitir con ella.

  • Resonancia equilibrada: conocimiento y facilidad para expresar las emociones
  • Resonancia laringo-faríngea: Tensión, agresividad, dificultad para asimilar y vivir con los sentimientos.
  • Resonancia oral: Narcisismo, excesiva necesidad de justificarse y aclarar los hechos.
  • Resonancia nasal: (que no voz nasal) Afectividad y sensualidad.
Articulación: Respeto por los demás e interés en ser comprendido. (no incluir problemas físicos que impidan una correcta articulación)

  • Bien definida: Deseo de ser comprendido, claridad de ideas, conocimiento de causa.
  • Imprecisa: Mala organización mental, desinterés por ser comprendido. Mentiras.
  • Exagerada: Narcisismo, tensión.
  • Trabada: Agresividad, contención de emociones.
Velocidad: Rapidez mental del hablante y cómo se relaciona con la noción del tiempo.

  • Lenta: Causa la desconexión del oyente, falta de organización de ideas o falta de interés por ellas.
  • Elevada: Ansiedad, tensión, voluntad de omitir datos en el discurso.
  • Velocidad y ritmo excesivamente regulares: Falta de naturalidad, contención de la verdadera personalidad u opinión.
  • Velocidad y ritmo excesívamente irregulares: Confusión mental, ansiedad. No tiene efecto sobre el oyente. No convence ni agrada.


  Como puedes comprobar, hay infinidad de información que podemos obtener escuchando y observando. Queda claro que lo que se dice es lo que menos información nos da sobre quien tenemos enfrente.  Siendo actor puedes modular tu voz, tu respiración y tu cuerpo para "vivir" como el personaje, así que esta lista te resultará muy útil, al menos para comprobar si vas por el buen camino.




Fuente: Dra. Rita Mendes Lopes. Fonoaudióloga.

Entradas populares de este blog

Lenguaje corporal: la sonrisa

¿Para qué sonreímos? Quizá muchos me responderéis con rapidez: "para parecer

amigables" o bien "para hacer que los demás se sientan agusto". Y todos estaréis de acuerdo en que podemos sonreir de forma sincera o fingida ¿verdad? Pues hay mucho más en una sonrisa, aunque todo la anterior sea cierto. De hecho hay más que sólo un par de tipos de sonrisa y todas tienen su explicación.

  La sonrisa genera una reacción positiva en los demás, y es que, como animales al fin y al cabo que somos, la primera lección de supervivencia es que lo que debemos hacer antes de nada es mostrar a otros de nuestra especie que no somos una amenaza, que venimos en son de paz, sumisos y que desamos ser aceptados. Y esto nos viene de serie, es un gesto primitivo. Pero no pasemos por alto este matiz: la sonrisa es un gesto de sumisión. Así que, en el lado contrario, quién no sonríe mucho, o se nos presenta sin sonrisa alguna nos está dejando claro que no es alguien sumiso, que no le importa s…

Ejercicio para el hemisferio derecho del cerebro

Desarrollando el hemisferio derecho, trabajando la creatividad, tendremos otra visión de la vida y sus situaciones. Otra visión o una visión más añadida a la que nos ofrece nuestro dominante hemisferio izquierdo. Para poder ver el lado bueno de las cosas ambos hemisferios han de trabajar al mismo nivel. Pongamos como ejemplo el color blanco: usando un solo hemisferio diremos que algo es blanco y ya está. El otro hemisferio será el que vea (y de nombre subjetivo) el blanco roto, blanco crudo, blanco cáscara de huevo.... Da igual la edad que tengamos, podemos APRENDER A VER, APRENDER A PENSAR, APRENDER 
 A SENTIR, APRENDER A OÍR.

Diferencias entre niños de alta demanda, niños hiperactivos y niños nerviosos

Todos los niños son demandantes, porque todos nos necesitan total y

exclusivamente para su desarrollo. Hay que hacerse a la idea de que tener un hijo supone, entre otras muchas cosas, que se genera un vínculo de por vida. Ese vínculo conlleva que siempre estaremos preocupados por él, siempre haremos los posible porque sea feliz y que, al menos durante los primeros años, volcaremos toda nuestra energía, nuestro tiempo, nuestro ser, en ayudarles a que se desarrollen adecuadamente y hacia la autosuficiencia.
  Pues bien, teniendo claro que lo normal es que haya situaciones en las que nuestros hijos nos agoten y no podamos más, vamos a intentar encontrar las señales que indican que mi hijo no es sólo un niño activo y despierto sino que hay algo más.