¿Qué tipo de actor eres? ¿Cuál es la mejor técnica actoral?

escena de alfreda isconopoulos con david blanka y jorge moréTodos somos actores. Eso creo yo. Ese dicho de que el teatro es como la vida... a menudo pienso que
la vida es un teatro. Hoy en día parece, a tenor de lo que se ve en programas de televisión, que lo peor que te pueden llamar es "falso". Puedes ser mala persona, intrigante, ladrón, etc., pero, por lo que más quieras, no faltes a tu personalidad. Pero tu personalidad ha de ser lo más parecida posible a la del resto, no te salgas de la norma porque entonces serás un "rarito". Total: una incongruencia. ¿Cómo vas a tener tu propia personalidad si has de ser igual que el resto? También te llaman falso si te comportas de formas distintas dependiendo de con quién estés. Eso, al parecer, es malísimo y denota que eres de las peorcitas personas que te puedes echar a la cara.
Pero hay una cosa que se llama "educación" y "tener tacto", "don de gentes", "sensibilidad"... vamos, que no puedes hablarle igual a tu amigo de toda la vida que a tu madre o a una anciana que acabas de conocer, por poner unos ejemplos. Voy más allá: no hablarás igual a dos personas distintas, bien porque una necesite hablar con una persona más divertida y la otra con alguien muy calmado, bien porque una esté deprimida y otra te cuente una banalidad, bien porque con una tengas mucha confianza y con la otra ninguna... todo, cada pequeño detalle, transformará la forma en que te comportes con unos y otros. Es más, de no ser así estás demostrando una gran falta de sensibilidad, inteligencia y empatía.
  Esto me lleva a afirmar que todos actuamos, en uno u otro momento de nuestra vida. Y no estoy hablando de mentir, Cuando alguien dice lo de "es buen actor, sabe mentir bien" me llevan los demonios. Un actor no miente, un actor vive una realidad imaginaria cuando actúa. El hecho de que sea mejor o peor actor radica en cuánto se crea la vida que está jugando a vivir, cuán profundo sienta y piense como ese personaje. Con todo ésto sigo hablando de empatía, porque un actor ha de trabajar la empatía hasta el límite, ésto es: dejar de lado por completo su línea de pensamiento, su opinión, su lógica y verlo todo desde el personaje.
  Para conseguir llegar a transformarnos en el personaje no todos llegamos por el mismo camino. Es por eso que no creo en una técnica única de formación actoral, si no que hay tantas técnicas actorales como actores y que cada uno de nosotros tenemos que encontrar la que mejor nos sirva para nuestro propósito. Del mismo modo, una vez encontrada una técnica válida ¿que sentido tiene seguir yendo a clases de una y otra técnica durante años y años? Entiendo que la formación del actor nunca termina, que hay que reciclarse y nunca dejar de practicar, pero llega un momento en que tu formación y tu experiencia te llevan a hacer esas tres cosas de forma autodidacta y que resulta muy difícil encontrar cursos que verdaderamente te vayan a aportar algo nuevo.
  Y es que una técnica que te sirva, que te ayude de verdad es aquella que te lleva a crear tu propia técnica. La técnica que te da armas para enfrentarte tú sólo a la creación de un personaje.
  Para crear un personaje también hay tantas formas como tipos de persona. Hay personas que captan mejor los estímulos por la vista, otras por el oído, por el tacto...Los actores somos artistas y el arte tiene una doble dirección: la transmisión de quien lo crea y la interpretación de quien recibe. Así que no deberíamos de preocuparnos de si gustará nuestro trabajo o no porque seguro que existe un público para ti, Lo que quiero decir con esto es que hay un lenguaje artístico, que será igual para diversas personas aunque no para todas y que será el mismo tanto a la hora de disfrutar del arte como de crearlo:

El actor físico:  Es el actor que encuentra y entiende a su personaje a través de la postura corporal. Este actor, antes de ponerse con el trabajo de mesa, con el vestuario o a hacerse preguntas metafísicas para entender las motivaciones del personaje, empezará a buscar la forma en la que su personaje se para de pie, camina, mueve sus manos, usa su máscara facial. A través del cuerpo este tipo de actor entiende y asimila el personaje.  Después de encontrar la postura y movimientos no tendrá problema en aprenderse el texto, pero le resultará casi imposible hacer un repaso rápido de texto sin colocarse físicamente como el personaje.

El actor voz: Puede ir unido al anterior, aunque existen actores (poco común) que inician su investigación a través solo de la voz. En menor medida que el actor físico, el actor voz se sentirá más cómo investigando y trabajando sobre su personaje si antes a encontrado la voz adecuada para él. Lo que sucede con este actor es que es susceptible de variaciones a medida que descubre cosas sobre su personaje, de modo que la voz con la que empieza no tiene porque ser la misma con la que realizará su personaje finalmente, pero el hecho de variar su propia voz le ayuda a alejarse de sí mismo y a dejar entrar al personaje.

El actor vestuario:  La prueba y ensayos con vestuario son de los momentos más emocionantes dentro del proceso de ensayos, porque sientes que ya la obra va cobrando forma definitiva y el juego de imaginar que es la interpretación coge tintes importantes, pero hay actores que necesitan verse vestidos como su personaje para ponerse en situación y trabajar adecuadamente. En mi opinión son actores que pueden ser vistos como "poco profesionales" pero esa visión no dejaría de ser un snobismo dentro del mundo de la interpretación. Cada cual que cree su arte como le plazca. Si eres de este tipo de actores yo no dudaría en exigir el vestuario (o algo que se le parezca hasta que esté listo) para poder empezar a trabajar.

El actor psicólogo o filósofo: Este es de los más extendidos debido a que las técnicas actorales se basan desde Stanislavski en encontrar en las emociones y los "por qués?" la forma de crear un personaje. Saber el porqué el personaje dice y hace esto y no lo otro, buscar o crear un pasado al personaje, una infancia que justifique la situación actual en la obra, aplicar nuestras propias experiencias para dar vida al personaje, etc. El trabajo de mesa es donde este tipo de actor va a encontrar prácticamente toda la información necesaria para su transformación y el vestuario y la escenografía no van a hacer que varíe mucho lo conseguido durante esa primera fase.

El actor yo, yo mismo y mi personaje: Este actor suele caerle muy bien al público aunque siempre sea él mismo y no un personaje distinto en cada papel. Siempre vemos a Bruce Willis en una y otra película: Bruce salva a la ciudad de unos terroristas, Bruce roba una moto a Seth después de matarlo, Bruce está muerto... Bruce tiene una vida de lo más emocionante y variopinta, aunque no entendemos muy bien porqué cambia de nombre en cada película. Total. Es lo único que varía.  Es el tipo de actor que no se plantea un trabajo profundo de entendimiento del personaje, pone su experiencia y su lógica y línea de pensamiento al servicio del personaje, muy generosamente por cierto y quizás sea por esto que nos cae bien y nos agrada. No se complica, no es trascendente, sólo entretenido.

El actor camaleónico: Quizá sea el que aúna más tipos de actor en uno solo ya que cambia la voz, la postura y la esencia misma de su persona y desaparece el actor dejando sólo al personaje. No quiere decir que sea ni el mejor ni el peor pero tiene la capacidad, y ahí tenemos que posarle la gorra, de cambiar totalmente en cada trabajo. Este tipo de actor no tiene un inicio de trabajo definido como necesario o mejor: puede empezar por la parte psicológica o por el vestuario, lo que sea. Lo que impresiona es el resultado.

El actor filólogo o poeta: Es aquel que encuentra todo lo que necesita en las palabras. Cómo han sido escritas, orden y elección de vocabulario. Cuándo usa un verbo o cuando se apoya en un adjetivo. Este actor respeta el trabajo del autor por encima de todo ya que cree que la forma en que se escribe da todas las claves necesarias para hacer dicho trabajo, y nunca cambiará el texto ni "meterá morcillas" para hacerlo ameno. Encontrará, dentro de su pasión por las palabras, la forma de transmitirlo al público con todo su significado legible y actual, aunque sea un texto de hace dos siglos. Este actor tiene esa capacidad: la de hablar con un vocabulario y sintaxis antigua haciendo que parezca actual.


 Estos tipos de actores son de mi cosecha, basándome en mi experiencia como formadora de actores. Seguro que hay tantos como personas y esto es sólo una pequeña muestra, pero me parecía importante comentar el hecho de que no sólo existe una técnica válida ni un sólo tipo de actor. Nunca he querido imponer una forma de llegar al personaje, si es que veía que el actor podía encontrarlo a su manera. ¿Qué tipo de actor eres tú?

ensayos en la escuela de teatro sofia herrera de alvaro